Todo cambia con el paso del tiempo: los gustos, las tendencias y las propias personas evolucionan con la sociedad, según sople el viento de la cultura en una u otra dirección. En cambio, casarse parece que no pasa de moda; al contrario, despierta cada vez más interés, y no dejan de sumarse quienes deciden dar el gran paso.

En los últimos años, el número de búsquedas de términos relacionados con bodas en Internet no para de crecer en nuestro país. Así lo señala El libro imprescindible de las bodas, publicado el pasado mes de abril por Bodas.net, con la colaboración de Google y la escuela de negocios ESADE. Según los datos facilitados por Google, durante los últimos años se ha producido un crecimiento del 20 % en las búsquedas: en el 2015 estas crecieron a un ritmo medio de 27,75 % respecto al año anterior, en 2016 un 26,5 %, y el presente año ofrece cifras de crecimiento similares, que rondan el 28%.

Además, las parejas no son las mismas que hace una década. La edad media de los novios ha aumentado hasta los 30 años, y esto tiene algunas implicaciones: los novios son más maduros, saben bien qué es lo que quieren y cuánto les cuesta, asumen en su mayoría el gasto de la boda, controlan el presupuesto de forma más reflexiva… También existe una consecuencia paradójica en todo ello: los novios no son tan jóvenes, pero precisamente por este motivo su boda se llena de amigos (y se vacía de invitados de sus padres), haciendo que baje la edad media del evento.

De este modo, las nuevas parejas apuestan en mayor medida por la personalización de los detalles, y buscan aliados y recursos con los que poder aumentar la calidad de la experiencia para ellos y sus invitados. Todo cambia… para que sigan diciéndose “sí, quiero”.

Muchas parejas confían en nuestro servicio de catering y decoración para asegurar que todo transcurre como habían soñado. Si quieres ver algunos de los últimos enlaces en los que hemos participado, entra en Eventos Alfardos.